lunes, 20 de junio de 2016

Piedra, papel o me besas


Lo he comprendido. Cada persona con la que me he cruzado y que me ha gruñido, criticado, tratado mal, reprochado, no ha sido más que el reflejo del juicio que yo me estaba haciendo en ese momento sobre mi. Todo ha sido perfecto, milimétricamente correcto y eso me asombra hasta dejarme maravillada. Me explico, cuando alguien ha saltado mis límites es sencillamente porque yo me había hecho el horrible juicio de sentirme una mierda, incapaz de delimitar mis espacios.


Cuando alguien me ha hecho reproches era porque yo me estaba impidiendo ser libre al crear el tremendo juicio de "no merecer la libertad".


Cuando alguien me ha hecho daño, era porque yo estaba cometiendo la injusticia contra mi, de sentir que no era importante, que podía encajar el dolor y que además incluso lo merecía.
Todo es un juego, lo habréis leído un montón de veces en mi blog. Un juego muy sencillo, y una vez que te enteras, todo cambia. Gracias pues, a todos mis maestros, maestras, a ese señor que me ha gruñido mientras conducía, a la que me ha dicho cosas que me dolían, a las que no han venido a mis talleres, a las que han abusado, a las que han sido ingratas, a las que no han valorado mi amor, a las que me han exigido lo que no deseaba dar, a las que me han reprochado mi falta de tiempo, mis modales, mis palabras. Gracias a todas las personas de corazón. Ahora voy a jugar a ….


Juegas????

Todo mi amor…

Almu Fuentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario