viernes, 3 de noviembre de 2017

Abrazos frente a golpes




Abrazos frente a golpes.
Humildad frente a chulería.
Hijos míos o no míos, hijos de la vida...
Acariciaros, comprenderos, daros tiempo, escucha, piel...
Poneros a la distancia adecuada de lo que escuchamos, vemos y sentimos en estos días.
No nos dejemos manipular, no hay buenos ni malos. Solo sombras frente a luz. Solo chulería frente a humildad. Solo Fuerza contra Poder.

Mirar por la ventana, el otoño está precioso, ha convertido los árboles en un espectáculo de tonos.
Ahora más que nunca, es el momento de elevarse, de mostrar el nivel de conciencia, de ser coherentes. Siempre os digo que no hay tiempo, que es ahora, ahora, ahora... porque además es lo único que tenemos. Pero no como algo pequeño sino INMENSO.

Habrá momentos en los que me sintáis triste, hoy por ejemplo, y es que no tengo la frescura que tenéis vosotros, ni las creencias ni los valores, soy menos libre, y me duele.

Hay unos señores en la cárcel, aquí cerca, privados de libertad y eso me jode... lo sabéis, pero no quiero contaminaros, porque yo soy el receptáculo de viejas historias sistémicas y vosotros sois savia nueva, amor nuevo, menos contaminado.

Solo deciros que la emoción es lo que guía el mundo y que siempre SIEMPRE ganará, la fuerza es la chulería del que somete, del que amenaza, del que mueve los hilos a su beneficio, el PODER es la emoción, sale de adentro y siempre es inmensamente más poderoso.  Y que todo lo que no empatice con la emoción, con ese poder, con esa seducción, como hago yo con vosotros y vosotros conmigo, nunca ganará, nunca convencerá, nunca se impondrá.

Os quiero, os amo

Mamá.



No hay comentarios:

Publicar un comentario