lunes, 23 de noviembre de 2015

PIDIENDO QUE ALGUIEN LES COMPRENDA...



Cuando hace años, la gran psicóloga Marly Kuenerz, a lo largo de un curso maravilloso que aún late en mi "El Juego de la atención", me dijo:  "Almudena entierra a tus abuelas"… mi mente consciente no entendió nada, pero mi inconsciente a buen seguro lo entendió todo, ya que se inició un proceso en mi imposible de controlar.

Cuando Enric Corbera indagó en mi Arbol a lo largo de un Taller de Transgeneracional en Zaragoza y me volvió a señalar a mis abuelas… toda resistencia y miedo saltó por los aires.

Yo soy doble de mis dos abuelas, no las conocí, murieron las dos a la misma edad, 33 años. Las eché de menos desde que tengo uso de razón, no me atrevía a decirlo. Mis abuelos habían vuelto a casarse y mis padres se sentían bien en la vida que habían vivido cada uno por su lado.

Ser doble, me habla de AFINIDAD con ellas,  me compromete a la reparación de sus errores de percepción. Ellas me eligieron, yo las bendigo. Mirarlas me ha dado inmensa paz, también emoción. He llorado frente a sus tumbas, he hablado con ellas en largos ratos de silencio personal, he preguntado, viajado y recorrido registros. Tengo partidas de nacimiento y defunción, sé algunas cosas que nadie me había contado.

Desde entonces, estoy haciendo el duelo de ellas. Un duelo que siento nunca se hizo, como dice Kubler Ross por negación o por necesidad de esquivar la fatalidad de sus muertes. "Hacer un duelo es BUSCAR, COMPRENDER y TRASCENDER" (Enric Corbera Sastre).

Buscar es recorrer sus vidas, es tirar del hilo, es no desesperarte, es no tirar la toalla ante el primer "no se", es sentarte en sus lugares, pisar sus calles, su pueblo, es acariciar sus fotos, ampliarlas y descubrir sus manos, su rostro, la forma de su boca. Buscar... es respirarlas, permitir que te cuenten, abrirte a ellas sin miedo. Buscar es dejar que lloren a través tuyo, fusionarte con ellas, sentir su temperatura, su miedo, dejarte Ser por ellas, dejarte guiar… dejarte respirar. Ellas solo te están pidiendo que las comprendas, que las quieras, que las respetes…

Comprender, se hace desde dentro, con el corazón, es una pulsión del Alma, es no tener miedo a la locura, es poner amor donde no lo había, poner perdón donde había culpa, poner silencio donde había ruido. Se fueron y se sintieron culpables, dejando hijos tan pequeños… tan pequeños…!!!

Y vinieron sus nietas, y todo está bien abuelas, aquí seguimos cuidando de nuestros niños que son los vuestros, no hay culpas, os amamos, os comprendemos, os recordamos y respetamos vuestra decisión.

Ahora toca Trascender, seguir el camino, ser más felices que ellas para honrarlas y bendecirlas.

Respiro… y soy respirada…

Almu Fuentes





No hay comentarios:

Publicar un comentario