martes, 14 de marzo de 2017

Para ti Almu...



Mi Almu, dentro de dos días cumples 18 años y como no podía ser de otra manera, te dedico mi espacio con inmenso amor, dispuesta a hablarte y a agradecerte...
Nada de lo que pueda escribir representará lo que supuso tu llegada y lo que supones para mi, porque lo más grandioso no tiene palabras y como no quiero hacerte llorar, sino todo lo contrario, voy a repasar aquí los momentos más divertidos y más tiernos de la niña más deseada del mundo.

Tu RISA es única, lo fue desde la cuna, desde la primera vez que me inventaba canciones para dormirte y te reías con esa sabiduría que tu tienes encima de tantas y tantas vidas vividas. Tu risa profunda, espontánea, sincera que sale de tus entrañas y que quita peso a cualquier cosa superficial. Tu risa que es explosiva, que no puedes contener porque así viene a balancear y a compensar todas las risas no reídas... tal vez por mi, quién sabe.
Tu risa almacenada en tu memoria y siempre dispuesta a ser recordada... "Almu cuéntame lo que le pasó a Raquel con el caballo"... y ya aparece, antes que las palabras, ya están ahí tus carcajadas con sabor a libertad y a no contención. Y entonces tu risa es el permiso a la mía, es la soltura de la mía, es la risa del Clan que no está dispuesta a olvidar ningún detalle que permita la felicidad que le corresponde.

Tu LENTITUD que nos recuerda a todos las prisas en las que vivimos, la falta de pausa, esa lentitud que nos pregunta de manera amorosa y sutil ¿qué os pasa? ¿ por qué corréis tanto? y que tantas veces no hemos sabido comprender, pero no has dejado que te influenciáramos, tu misión es traer paz y calma, y gracias a ello, todos hemos bajado el ritmo. Es verdad que a veces llegamos tarde, pero esta familia, este Clan ha de llegar tarde muchas veces para compensar tantas veces que han llegado pronto, demasiado pronto. Que han disfrutado poco, demasiado poco... Ahí estás tú mi princesa fuerte en tus convicciones, serena y dispuesta a desafiarnos con una inmensa sonrisa.

Tu SUAVIDAD, tu FEMINIDAD, tu DULZURA que nos abraza a cada uno de nosotros y por eso tus hermanas pequeñas se te abrazan al cuello hasta aplacarte y es que necesitamos todo eso que nos aportas, Diosa femenina, mujer desde el primer suspiro, bella por dentro y por fuera, tierna y creativa, llorona empedernida, sensible como la lluvia y alegre como las olas. Valiente como las aves y consciente y sabia como las hadas.

Gracias por elegirme amor, gracias por abrazarme amor, gracias por acompañarme, con tu nombre, con tu llegada al mundo, casi idéntica que la mía, gracias por mirarme, por verme, por no juzgarme, por jamás avergonzarte, por soplarme libertad y justicia. Mujer de armas tomar, ya sabes que llevas al ángel Mumiah a tu lado, guiadora de los lentos, de los rezagados, conductora del amor y la sensibilidad, mujer de armas tomar. Gracias por existir. Gracias por cada instante vivido a tu lado...

Y te dedico por tu 18 cumpleaños, este poema que tienes colgado en tu cuarto:

"Navega velero mio sin temor,
que ni enemigo ni navío,
ni tormenta ni bonanza... tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor"...

No puedo estar más orgullosa de ser tu madre, no puedo haber recibido mayor regalo en la vida que acompañarte en tu navegar, navega velero mío sin temor...

Te Amo, te amamos, el mundo es maravilloso con tu presencia.

Mamá


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada