domingo, 22 de julio de 2018

Pocos días para volver al paraíso.


Ya está aquí un nuevo verano, otro distinto, para mi muy especial.
Con paso firme y alegre apuro los últimos días del mes de julio, entre ríos, campos de helechos, risas, naturaleza y mucho, mucho amor.
En unos días regresaré a mi paraíso, a la playa que me arrulla, a las olas que me traen recuerdos de tantas decisiones tomadas entre medias de su espuma.
Ha sido un año maravilloso, unas preciosas navidades, una inmejorable Semana Santa... una sorprendente primavera, me gusta hacer balance antes de partir. Me siento en paz y profundamente agradecida por todo lo vivido. Quiero llegar!! dormir en mi cama gaditana que tanto descanso me aporta, mirar las palmeras mientras estudio, escuchar el bullicio de mi hogar del que me siento tan orgullosa. Desayunar frente a la bahía, hacer planes futuros a sabiendas que yo propongo y el Universo dispone.
Alma renovada, satisfacción interior profunda, corazón palpitante, ver a mis hijos ir y venir, este año con Lucia!! a la que extrañé tanto el verano pasado.
Deseo observar ese partido de volley improvisado en la arena, sin ausencias, lleno de risas y miradas propias y ajenas, abrir mis nuevos libros, ¡tantos que me han regalado! adentrarme en historias, recorrer los mercadillos, escuchar la guitarra flamenca de algún cantante entre los pueblos blancos de mi Cádiz. Recibir visitas deseadas, agradecidas, generosas, amables.
Os deseo un maravilloso verano pleno de paz y serenidad, que nos invita a la reflexión del amor compartido, del amor que somos, a soltar las ojeras, a descansar. Lo merecemos!!

Todo mi amor.

Almu Fuentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario