martes, 23 de abril de 2013

El espejo es para mi


Días sin escribir... con lo que me gusta entrar en éste espacio, lo siento, sobre todo por mi, por mi disfrute personal, pero he elegido libremente estar distraída con otros asuntos. Bueno, retomo y hoy quiero hablar sobre algo que me ha costado bastante trabajo comprender: el espejo.

Resulta que después de todo lo leído, estudiado por obligación y por devoción, me doy cuenta de que cada persona que me rodea, cada ser humano que tengo la suerte de encontrar en el camino, me señala partes de mi. Soy capaz de verme compasiva cuando reconozco la compasión en otro ser y así todo, desde la primera cualidad hasta el último defecto.

Ahora camino asombrada ante éste descubrimiento. Saber no es estudiar, saber es que aquello que observas o aprendes te entre por dentro y te invada con una sensación de inmensa comprensión.

De pronto, las cosas empiezan a ser diferentes y yo camino entre la gente aprendiendo, pero lo mejor, es que camino agradeciendo, porque cada persona está dentro de una nuez, trae un mensaje en su interior, en su exterior, en su actitud, en su energía, en su conducta, en su alma, en su esencia y ese mensaje ES PARA MI, es para cada uno de vosotros. Así de importantes somos.

Así que ahora resulta que aquel que me ha hecho daño es un maestro, y aquella que me pone enferma es una maestra... ahora resulta que era tan sencillo como no apartar ni alejar, como no enjuiciar o criticar, solo había que observar. Darme cuenta de que ese jefe exigente forma parte del juego, que viene a enseñarme algo y que ese vecino criticón, forma parte del juego y está para que tu y yo aprendamos algo, todo y todos forman y formamos parte del juego.

Ahora resulta que soy capaz de mirar con gratitud a cada persona que ha pasado por mi vida, también a las que permanecen y que me han enseñado y me enseñan cosas nuevas. Sería imposible que lo viera o lo aprendiera de otra manera, el que se inventó éste juego, ¡¡¡era muy sabio...!!!!

Ahora resulta que yo también soy maestra de otros a los que pongo enferma o he hecho daño... y que gracias a unos y a otros, nos vamos convirtiendo en las personas que somos, de piedras a diamantes, de capullos a mariposas, unos más y otros menos... jajajaja Feliz mañana.

almufuentes@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario