miércoles, 12 de junio de 2013

Esperar es confiar


Cuando tenemos miedo, estamos admitiendo que "algo" tiene el poder de hacernos daño.
Admitir, es creer en un pensamiento. Creer en un pensamiento es entenderlo a nuestra manera.
El entendimiento evalúa erróneamente porque no es lúcido y por lo tanto destruye inevitablemente nuestra paz.

¿Qué pasa si pensamos que no hay error que pueda alterar nuestra paz, que todos los errores podemos llevarlos a la luz?. Corregimos los tropiezos yendo hacia delante... todo está bien, todo es avanzar, todo es el camino.

¿Qué pasa si depositamos aquello que nos resulta complicado en un espacio imaginario en el que "alguien se hace cargo", una especie de buzón espiritual que no vemos, que no tocamos, pero que existe?. Dejamos de creer que tenemos que controlar cada pequeño detalle, del pasado, del presente y del futuro y delegamos en una fuerza superior... ¿eres capaz?

Mi miedo no puedo controlarlo, pero si permitir que sea auto-controlado. Recuerdo muchas veces las palabras de una de las personas más lúcidas que he conocido: Almu todo aquello con lo que no puedas, déjalo fluir y espera. Esperar es confiar, es liberarse del intento de gestionar. Admitir con humildad que hay cosas, momentos, situaciones que no comprende tu pensamiento, tu mente, pero si tu esencia.

Cualquier camino en el que estemos, nos lleva allá donde vamos. Confiar con la mirada limpia y clara de la niña de la foto es una elección, una sabia elección.

almufuentes@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario