lunes, 28 de enero de 2013

A la distancia adecuada


El Universo nos provee de continua sabiduría. El sol por ejemplo está a la distancia correcta de la tierra, si estuviera más lejos, nos congelaríamos, si estuviera más cerca, nos quemaríamos.

Eso mismo nos ocurre con todo en la vida, la familia, el trabajo, los hijos, los amigos, la pareja...
Colocarse a la distancia adecuada es un ARTE, un arte que se va aprendiendo poco a poco, a base de fallar y volver a intentarlo.

Los seres humanos tenemos una clara tendencia a los extremos, por ese motivo, en muchas ocasiones nos movemos entre el frío extremo y el calor abrasante, pero lo cierto es que "estamos muy bien hechos" y si ponemos consciencia y atención, somos capaces de encontrar esa posición media llamada equilibrio.

Equilibrio entre amar y odiar, entre descuidar y sobre proteger, entre no estar en el trabajo o convertirlo en el único objetivo de nuestra vida. Equilibrio entre comer o ayunar, entre dormir un montón de horas o apenas pegar ojo, entre convertirnos en obsesos del deporte o no subir ni siquiera las escaleras. Equilibrio entre el orden extremo o el desorden absoluto, entre hablar por teléfono varias veces al día con una amiga y olvidar a otras, entre hablar sin parar o encerrarnos en un rincón...

El arte de encontrar la distancia adecuada está en cada uno de nosotros, como una gran lente que enfoca o desenfoca, que acerca o aleja... eso hoy, me da la oportunidad de ver algunas cosas de una manera diferente.

almufuentes@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario