viernes, 25 de enero de 2013

Flora y yo


Flora es un nombre inventado como todo y además no inventado por mi, también como todo. Es un nombre que no me recuerda a nadie y que me vino a través de una buena amiga, una gran maestra, como casi siempre. Flora es mi mente, yo... soy Almu.

Pero las dos somos una y a la misma vez somos dos... ¿qué lío no?

Almu necesita a Flora y Flora necesita a Almu. No podemos separarnos, estamos juntas en ésta aventura y amarnos, respetarnos, aceptarnos, convivir es el gran objetivo.

Flora es la portadora de los miedos, de las creencias, tiene una memoria asombrosa, es a veces rencorosa, rabiosa, débil, criticona, egocéntrica, pero a la vez es la que toma nota de nuestras experiencias y me avisa de un montón de cosas que no recordaría si no la tuviera. Almu es compasiva, amorosa, generosa y carece de memoria para recordar lo malo.

A veces nos enfadamos, no nos ponemos de acuerdo, a veces una domina a la otra y perdemos el equilibrio.
Confieso que hay momentos en los que le digo que se calle, que estoy cansada de ella, e intento ocultarla, esconderla, acogotarla, pero se que somos un equipo, amarradas por los pies como dos siamesas que no pueden hacer casi nada la una sin la otra y cuando eso ocurre, Almu se hace un poco más consciente y comprende que no hay culpa en Flora, ni mala intención, es mi gran pareja, tal vez la única, mi dualidad, mi amiga, mi compañera y por qué no reconocerlo... la quiero.

Cuando la abrazo y le digo que la quiero, Flora es más feliz y eso revierte directamente en las dos. Hoy ser consciente de mi Flora me ha dibujado una sonrisa. ¡Feliz fin de semana!

almufuentes@gmail.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario