jueves, 3 de enero de 2013

La soledad


La soledad es para muchas personas "la bestia negra", dicen algunos psiquiátras, que no hemos superado el trauma de la separación de nuestra madre... puede ser, ¡qué más da! Lo cierto es, que cuando estamos solos, a veces se nos cae el espejo en el que nos miramos y nos peinamos mal, como ésta niña tan bella pero con una mirada tan triste y solitaria que dan ganas de abrazarla.

Tememos la soledad porque creemos que en ella no hay amor y sin amor, intuimos que es imposible vivir. Siempre que hablo de soledad, recuerdo a Ortega Lara, ¡qué solo se debió sentir tantos días encerrado! Entonces, seguramente aprendió a estar consigo mismo y a trascender el momento de soledad, seguramente también se imaginó a sí mismo liberado y con los suyos. Esa es la clave. Aprender a estar con uno mismo e imaginar.

Cuando nos sentimos solos, tenemos ante nosotros la gran oportunidad de aprender a ESTAR CONMIGO, es un fruto a veces complicado de tomar, pero no lo veamos como una tragedia, sino como una oportunidad, no huyas de la soledad, adéntrate en ella, trasciéndela, siéntete vulnerable, mira a ver lo que hay en el fondo de esa soledad y te verás a ti mismo, verás a tu niño, verás tu esencia.

Entonces abrázala, dale al botón de las alas y a volar.

almufuentes@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario