martes, 11 de diciembre de 2012

Cumplir las expectativas de los demás



Me inspira ésta niña, me encanta! y a la misma vez me hace reflexionar...
Yo soy ésta niña, tu eres ésta niña y perdonarme los hombres, porque no he encontrado a un niño, que si no lo hubiera incluido, total, es lo mismo, todos somos y hemos sido niños. Todos somos ésta niña.

Cuando yo era pequeña, tenía un Ama que nos cuidaba, bueno, básicamente cuidaba a la más pequeña de la casa y yo solía observarla, escuchar atentamente lo que le decía. Había una frase que me chocaba mucho, se la escuchaba decir muy frecuentemente al Ama Antonia mientras abrazaba al bebe de la familia "¡no eres una niña, eres un niño jesús recortado!"... qué querría decir con esa frase?

Somos los niños recortables? llegamos a ésta vida con un montón de trajes como éste azul, con bolso y lazo incluido? nos ponen nuestros padres aquellos vestidos de papel que más les gustan? ¿tienen en cuenta quién somos en realidad?...

Claro! qué fácil, ahora echar la culpa a los padres... pero no, no voy a hacerlo. No se trata de culpas, se trata de CONSCIENCIA. Qué puedo aprender de ésta foto?

Como madre que soy de cuatro hijos, me debato en muchas ocasiones conmigo misma.
¿Por qué intento que mis hijos cumplan con mis expectativas? ¿cuáles son mis expectativas sobre ellos? ¿quiero que hagan algo que yo no conseguí hacer? ¿quiero que tengan dinero? ¿quiero que hagan una ingeniería...? puffff que manía le estoy cogiendo a ésta palabra!!! ¿quiero que se casen con una persona de distinto sexo, apropiada para ellos, que tengan una bonita boda, un bonito hogar, unos preciosos hijos?... y si no fuera así... entonces qué pasa? ¿tendrían asegurada su infelicidad por no lograrlo?, los que hemos obtenido todo eso, ¿somos felices?

Tener unas notas brillantes no asegura la felicidad.
Tener acceso a una gran carrera universitaria no asegura la felicidad.
Casarse, tener hijos y mucho dinero, no aseguran la felicidad.
Ser quién no eres en esencia, asegura la infelicidad.

Entonces... ¿qué me impide ver a cada uno de mis hijos como un ser libre e independiente, auténtico y capaz de llevar a cabo su misión en la vida? Si mi hija es muy lenta...¿ es necesario que la atosigue y la convierta en un ser más rápido?,¿ podría ella traer la cualidad de la lentitud precisamente para moverse en su elemento y yo estoy tratando de arrebatársela?

¿Puedo hacer que otra de mis hijas pare de saltar y bailar y se centre en las matemáticas?¿ es bueno para ella? ¿qué es bueno para ella? Cada mañana, al abandonar mi templo sagrado y hacer mi cama (¡¡¡no lo olvideis!!!) pongo mi intención en respetar el destino y la forma de ser de mis hijos, y a veces tengo miedo... miedo de salirme de la creencia de que es mejor un 10 en matemáticas que pasar el día boca abajo y con la sangre en la cabeza...

El vestido, el lazo y el bolso azul, representan para mi lo que los demás esperan de nosotros, lo que yo espero de mis hijos... ójala, ellos tengan la fuerza para arrancarse ese bobo vestido y ser ellos mismos y yo... ójala tenga el coraje de simplemente dejarles volar y ser quien son.


No somos muñecos de nadie... y nuestros hijos, tampoco!

almufuentes@gmail.com


1 comentario: